El blog personal de Fernando Martínez de la Vega

Empezando de Subcero. Esta vez 2.Cero

Apocalípticos e integrados, versión 2.0

Comentario mío para un post de Brief Corporativo muy interesante que da para una larga discusión “Apocalipticos e integrados 2.0” Blogger me dificultó dejarlo ahi, así que lo subo acá:

 

 

Mantengo la misma opinión de hace algunas semanas cuando leí por primera vez este post:

 

mientras debemos mantener ciertas estructuras de los llamados “apocalípticos”, no podemos evitar ser hijos de nuestro tiempo y aceptar que somos “integrados”. Los beneficios y riesgos de esta nueva era dependerán de qué usos inteligentes le demos a las herramientas disponibles.

 

Por más que pretendamos creer que la tecnología ha sido una herramienta democratizadora para las masas, no podemos desconocer la realidad: esta democratización no ha alcanzado más que a ciertas “masas” ilustradas.

 

Lo que me recuerda de cierta forma a Nietzsche y su concepto aristocrático acerca del valor de la distancia del pathos para crear valores nuevos (sobre las nuevas tecnologías y su uso, en este caso) dictados por estas “élites ilustradas”… pero eso ya es otra historia 😉

Archivado en: Filosofía, Personal

5 recomendaciones para pasar de wantrepreneur a webprendedor.

Estos últimos años, entre proyecto y proyecto, he aprendido dos que tres lecciones que me permiten dejar por escrito algunas sugerencias (según este post, cinco). Pero continúa faltándome una lección final: cómo gastar sabiamente los millones generados por tu startup 🙂
 

1. Entrena tu mente para transformarla en una fábrica incansable de ideas 

Sí, tu cabeza siempre está pensando y creando. La gracia es enfocarte en ideas que puedan generar algún tipo de negocio. No tienen que ser brillantes de buenas a primeras. Simplemente anota todo lo que se te venga a la cabeza. Más adelante filtrarás las que realmente tienen potencial.

Acostúmbrate a llevar contigo un block de notas grande y muy gordo. Necesitarás espacio para tus bocetos, diseños, esquemas, copy, arquitectura, borradores de posts para tu blog, entre otras rarezas.

Ojo: inicias con un brainstorming de ideas que después organizarás. En esta primera etapa todo vale. El objetivo final de este ejercicio es mantener permanentemente abierta tu mente a aceptar nuevas ideas y desarrollarlas, aún así no pienses implementarlas.

 

2. Aprende a reconocer una idea con potencial y desarróllala hasta tener claro qué tan realizable es.

Prepara un primer short list de entre todas las ideas generadas hasta ahora. Pasa tu filtro en “modo autocrítico” y quédate con 3 ó 4, las que te convenzan más.

Ahora, para tomar tu decisión final, considera su factibilidad en base a su complejidad de desarrollo, inversión necesaria, tiempo de desarrollo, tiempo de retorno de tu inversión (todo al ojo) y asigna a cada idea puntos según los vayan cumpliendo.

Listo. Como resultado final tendrás 1 ó 2 proyectos a los que vale la pena apostar. Ahora concéntrate en él o ellos y saca en claro los procesos y detalles operativos de desarrollo.

 

3. Desarrolla un prototipo. Cualquier prototipo.

 No me refiero a un prototipo funcionando ya en línea. Si eres diseñador, ten listo el interfaz y la mayor cantidad posible de pantallas. Ten definida la arquitectura del sitio y las funciones que tendrá.

Si eres programador, todo lo relacionado con la desarrollo tecnológico: lenguajes, arquitectura…

Si no eres ni lo uno ni lo otro, y tus habilidades van por el lado de desarrollo del negocio, ten preparada una versión Beta de tu Business Plan (aunque no lo llegues a usar como documento formal, te servirá como ejercicio para tener claro cómo funcionará, así como detalles acerca del mercado y cómo piensas hacer dinero).
Este será el documento base sobre el cual podrás trabajar junto al equipo con el que desarrollarás el proyecto.

 

4. Consigue un cofundador experto en lo que tú no dominas

 Este es uno de los pasos más importantes que tomarás y el más difícil de lograr.

Tienes 2 opciones:

a. Confiar en el destino. Mostrando tu pasión por emprender, atraerás de forma natural a gente que piense y sienta como tú. Entre ellos podrías encontrar la dupla creativa que buscas.

b. Buscar activamente y olvidar al destino. El solo hecho de mostrar pasión por tu proyecto no es suficiente. Busca si existe alguna comunidad de emprendedores en tu ciudad. A diferencia de un año atrás, lo más probable es que encuentres un grupo que ya esté moviéndose. Preséntate y empieza a frecuentarlos. Por lo menos dejarás de sentir que eres el único loco queriendo empezar una startup tecnológica.

Si bien es cierto que la tecnología permite armar grupos de trabajo remotos, no se puede comparar el ver y mandar al diablo a tu compañero de aventuras -en vivo y en directo- con una video conferencia sosa por Skype.

Estás buscando a alguien que comparta tu pasión por emprender. Alguien con capacidad de contribuir con las fortalezas con las que tú no cuentas, con ideas y sentido crítico para aterrizar tu proyecto y con la independencia para apostar, como tú, el todo por el todo.

A pesar de las facilidades de hoy para hacer networking, es muy probable que te tome más tiempo del previsto encontrarlo. No te limites por eso. Sigue buscándolo sin dejar de lado el desarrollo de tu idea.

 

5. Levanta recursos pensando en sobrevivir sin ingresos externos por lo menos durante una año. (Piensa como ardilla y almacena tantas nueces como puedas. Se viene un largo invierno)

Es posible trabajar para alguien más y al mismo tiempo desarrollar part time tu proyecto? En principio, sí. Depende sólo de ti qué tan productivo y enfocado puedas mantenerte durante las noches y los fines de semana. La ventaja de este “modelo” es que te permite continuar recibiendo un sueldo (y capitalizarte) mientras desarrollas al mismo tiempo las etapas iniciales de tu proyecto (diseño de interfaz, arquitectura, plan de negocios, búsqueda de cofundador). 

Pero va a llegar un día en el que todo estará listo para iniciar operaciones, y entonces, créeme, no podrás manejar esta doble vida.

El objetivo de mantener tu trabajo (o conseguir uno) es levantar, poco a poco, un capital inicial con el que puedas contar cuando llegue el momento.

Recuerda: una vez que decidas empezar de lleno, debes estar en capacidad de cubrir tus gastos mínimos necesarios a través de un sueldo simbólico sacado de tus ahorros. El objetivo es mantenerte tú y tu cofundador tranquilos (al menos con los gastos básicos para sobrevivir). Con la barriga llena, un techo que abrigue y suficiente café podrán dedicar todos sus esfuerzos y energía a sacar una versión Beta abierta lo más pronto que sea posible.

 

Que faltaron más detalles? Quedarán para un próximo post.


Tienes consejos adicionales para compartirlos? Me gustaría escucharlos, siempre se está en etapa de Desarrollo 😉

Archivado en: Emprendimiento, Startups

Pixies. El regalo póstumo de la Cándida Eréndira.

1995. Kurt Cobain ya había muerto, Nirvana empezaba a convertirse en solo un recuerdo y mis grupos favoritos mantenían el sonido Seattle de rigor: Soundgarden, Pearl Jam y Alice in Chains.

 

Estaba amarrado con la Berny y mi trabajo a medio tiempo en una productora de comerciales de tv con nombre de personaje femenino de García Márquez ocupaba mi pequeño universo en expansión.

 

Entonces sucedió el milagro.

 

De entre la oscuridad de la sala de edición, la guitarra eléctrica -chillona en sus riffs repetitivos- de Joey Santiago me trajo recuerdos de crestas mohawks como en los buenos tiempos (muy anteriores a toda esa decadencia anímica grunge), pero el sonido era mucho más oscuro y complejo, más fino y maduro.

 

 

Black Francis al mando de Pixies logró crear ambientes que muchas veces llegué a comparar con el cine de David Lynch. Y entre películas, cervezas y spots de televisión entendí que nunca volvería a escuchar algo parecido.

 

Paradójicamente, la película que más me recuerda a ellos no es de Lynch, si no de un director entonces desconocido: Jim Jarmusch.

La peli: Stranger Than Paradise. Oscura como un invierno deprimente, en blanco y negro, desperdiciado en la Florida de inicios de los 80´s. Una joya maldita de Cannes (una de mis movs favoritas. Una historia aparte la perfección de su afiche promocional). Perfecta como introducción a la banda más grande y menos reconocida de todos los tiempos.

 

Archivado en: Cine, Música, Personal

Empezando de subcero (nuevamente)

Hasta que por fin me animé a crear un blog personal. Entre otras cosas, aquí hablaré de mis proyectos (ya demasiado tiempo en stand by), opiniones muy personales y lo que voy aprendiendo día a día sobre emprendimiento web.

Por ahora, ésto es todo. Entre terminar la primera etapa de Tagadata, el diseño de su sistema beta y levantar una base de datos de blogs regionales, deberé encontrar tiempo de donde no hay para mantenerme al día con posts.

Hasta mientras pueden visitar el blog de tagadata.

Archivado en: Personal

Sobre el tipo del apellido largo

Una recopilación de ideas, proyectos... e ideas acerca de proyectos. Lo que me apasiona y lo que está en proceso de descubrirse. Wantrepreneur amante del cine, el emprendimiento web y la mejor banda de todos los tiempos: Pixies! Fundador de Yellowmonkei.com y cofficer a medio tiempo :)

Sígueme en Twitter

Archivos