El blog personal de Fernando Martínez de la Vega

Empezando de Subcero. Esta vez 2.Cero

De amenazas y otros demonios corporativos (y cómo convertirlos en oportunidades)

Las mejores oportunidades están sobre todo detrás de una gran amenaza.
Y justo cuando empiezas a preocuparte por cómo podría afectar tu proyecto de vida el aceptar como último recurso algo que dabas como superado (considerar el volver a ser empleado, por ejemplo), ese mismo miedo de claudicar te hace consciente de las oportunidades que están ocultas (si sabes encontrarlas).

Puede un agente libre -acostumbrado a trabajar por su cuenta y a seguir únicamente sus “egoístas” objetivos- volver a poner todo su potencial creativo al servicio de proyectos de vida de otros?

Ciertamente.

Pero a costa de sentir que otra vez las necesidades del día a día han sido más poderosas que tus ambiciones.

Puesto a elegir entre un sueldo fijo y estabilidad o seguir sobreviviendo día a día con solamente lo indispensable, pero seguro de estar haciendo lo que te apasiona, considera todos los pros y contras. Si lo que eventualmente podrías terminar perdiendo es más que lo que podrías ganar, no lo pienses. La respuesta es un no rotundo.

Si, al contrario, tienes la certeza de que este momentáneo claudicar puede abrirte nuevas puertas más adelante, tómate tu tiempo para decidir, pero sin perder de vista tu objetivo principal: mantener libre tu naturaleza creadora.

El saber manejar bien los tiempos y valorar tus ideas y potencial como emprendedor es lo que marca la diferencia cuando llegas a este tipo de disyuntiva.

Simplemente date tiempo para analizar toda la situación con cabeza fría. De seguro tu instinto te ayudará a reconocer la mejor opción.

Disclaimer: Post extremadamente personal y salido directamente de los intestinos en un momento de arrebato libertario. Yo sé que decisiones de este calibre muchas veces no pueden ser tomadas tan egoístamente.

Anuncios

Archivado en: Emprendimiento, Personal

4 Responses

  1. maru_bourne dice:

    Buen post.

    En efecto, no se trata de darle cabida a la servidumbre, sino de saber qué es lo que nos conviene para despegar.

    Como todo en la vida, la libertad también tiene un precio. Tenemos que ver cuánto estamos dispuestos a pagar por ella y si realmente vale la pena luchar por lo que creemos posible.

  2. martinezdelavega dice:

    Gracias Maru por pasar y dejar tus ideas 🙂
    Exacto: la libertad tiene un precio, y mientras más seguro esté uno de su capacidad, menos probable es que termine pagando demasiado caro por ella. Es cuestión de mantener los objetivos claros y trabajar duro para alcanzarlos.

  3. Fransheska dice:

    ufff… buen post asi mismo suele suceder. Esta bueno eso de pensar con cabeza fría es asi como debe ser 😀 Gracias me ayudó

  4. martinezdelavega dice:

    @Fransheska Gracias Fran! Qué bueno que hayas pasado por acá 🙂
    Y bueno, es más fácil decirlo que hacerlo, la verdad.
    Ya me contarás en qué forma te ayudó el post!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: