El blog personal de Fernando Martínez de la Vega

Empezando de Subcero. Esta vez 2.Cero

Ultimas semanas para lanzamiento de Yellow Monkei!

Yellow Monkei

Después de algunos meses, que honestamente han sido eternos, estamos casi casi listos a lanzar la versión beta de Yellow Monkei.

Qué es Yellow? Básicamente un directorio visual. En plain English: Visual Discovery, Collective Ranking & Bookmarking of great websites. Espero que esta explicación sirva para comprender lo que tenemos entre manos junto a @bedomax.

Hasta que hayamos terminado pueden registrarse en YellowMonkei.com para ser notificados y sean de los primeros en probar el servicio.

Pueden seguirnos en @yellowmonkei, visitar nuestra galería en Flickr o curiosear en nuestro Twitpic. Todos sus comentarios son por demás bienvenidos!

Archivado en: Emprendimiento, Proyectos, Startups, , , ,

4 errores al querer promocionar tu emprendimiento.

Muchas veces la ingenuidad e inexperiencia al momento de compartir con el resto del mundo nuestra “gran idea” -en la que hemos invertido tiempo y trabajo- nos lleva hasta los límites de lo considerado apropiado, pudiendo convertir a nuestras tácticas guerrilleras de promoción en un disparo al pie.

Esta es una lista basada en mi propia experiencia pasada (patético, lo sé):

1. Creer que todo el mundo debe conocer nuestro proyecto.
Sí, es la mejor idea que se te pudo haber ocurrido, y sí, todos quienes escuchen de ella y lleguen a usarla -una vez implementada- verán facilitada su vida. Muchas veces esa voz interior que te dice “adelante” puede pecar de ingenua al creerse ella misma todo lo que dice.

Aprender a confiar en tus instintos es el primer paso. El segundo, ser lo suficientemente crítico con tus “grandes ideas” hasta que por decisión de  los usuarios prueben ser tales.

2. Dar por sentado que una vez que lo hayan conocido y probado, la gente amará tu proyecto.
Podrás ahorrarte muchas decepciones en una etapa temprana al ser consciente que cualquier idea toma su tiempo en madurar y ser comprendida por alguien más aparte de ti, osea, por todos los demás.

3. Aprovechar todas las redes sociales disponibles para hablar de tu proyecto.
En tu búsqueda de que la mayor cantidad de personas sepan de tu proyecto en el menor período de tiempo posible, el pretender usar todas las herramientas sociales de la web lo único que logrará es dispersar tus esfuerzos, además de enajenar a comunidades que no necesariamente pueden encontrarle uso.

4. Creer que todos quieren escuchar tu historia (antes de eso, creer que tu historia merece ser contada).
Todos tenemos una historia que contar acerca de “ese” momento de iluminación, cuándo la gran idea llegó o de cómo tuvimos que sortear inimaginables dificultades para hacerla realidad. Tenlo claro: a nadie le importa. A no ser que dentro de unos años tu startup valga millones; entonces todos querrán escuchar acerca de tus inicios en un garage. Hasta mientras conténtate con tu tía abuela te diga “Mijito, qué alhaja, ve”.

Si bien estos errores nunca llegaron a ser la causa de que algún proyecto fracasara, me quedan como lección para, sobre todo, enfocarme primordialmente en lo que realmente importa: implementar la idea.

Cuáles han sido sus errores más comunes? Hum, creo que todos tenemos fantasmas en el armario, verdad?

Leerlos en sus comentarios de seguro nos ayudarán a no repetirlos 🙂

Archivado en: Emprendimiento, Startups

5 recomendaciones para pasar de wantrepreneur a webprendedor.

Estos últimos años, entre proyecto y proyecto, he aprendido dos que tres lecciones que me permiten dejar por escrito algunas sugerencias (según este post, cinco). Pero continúa faltándome una lección final: cómo gastar sabiamente los millones generados por tu startup 🙂
 

1. Entrena tu mente para transformarla en una fábrica incansable de ideas 

Sí, tu cabeza siempre está pensando y creando. La gracia es enfocarte en ideas que puedan generar algún tipo de negocio. No tienen que ser brillantes de buenas a primeras. Simplemente anota todo lo que se te venga a la cabeza. Más adelante filtrarás las que realmente tienen potencial.

Acostúmbrate a llevar contigo un block de notas grande y muy gordo. Necesitarás espacio para tus bocetos, diseños, esquemas, copy, arquitectura, borradores de posts para tu blog, entre otras rarezas.

Ojo: inicias con un brainstorming de ideas que después organizarás. En esta primera etapa todo vale. El objetivo final de este ejercicio es mantener permanentemente abierta tu mente a aceptar nuevas ideas y desarrollarlas, aún así no pienses implementarlas.

 

2. Aprende a reconocer una idea con potencial y desarróllala hasta tener claro qué tan realizable es.

Prepara un primer short list de entre todas las ideas generadas hasta ahora. Pasa tu filtro en “modo autocrítico” y quédate con 3 ó 4, las que te convenzan más.

Ahora, para tomar tu decisión final, considera su factibilidad en base a su complejidad de desarrollo, inversión necesaria, tiempo de desarrollo, tiempo de retorno de tu inversión (todo al ojo) y asigna a cada idea puntos según los vayan cumpliendo.

Listo. Como resultado final tendrás 1 ó 2 proyectos a los que vale la pena apostar. Ahora concéntrate en él o ellos y saca en claro los procesos y detalles operativos de desarrollo.

 

3. Desarrolla un prototipo. Cualquier prototipo.

 No me refiero a un prototipo funcionando ya en línea. Si eres diseñador, ten listo el interfaz y la mayor cantidad posible de pantallas. Ten definida la arquitectura del sitio y las funciones que tendrá.

Si eres programador, todo lo relacionado con la desarrollo tecnológico: lenguajes, arquitectura…

Si no eres ni lo uno ni lo otro, y tus habilidades van por el lado de desarrollo del negocio, ten preparada una versión Beta de tu Business Plan (aunque no lo llegues a usar como documento formal, te servirá como ejercicio para tener claro cómo funcionará, así como detalles acerca del mercado y cómo piensas hacer dinero).
Este será el documento base sobre el cual podrás trabajar junto al equipo con el que desarrollarás el proyecto.

 

4. Consigue un cofundador experto en lo que tú no dominas

 Este es uno de los pasos más importantes que tomarás y el más difícil de lograr.

Tienes 2 opciones:

a. Confiar en el destino. Mostrando tu pasión por emprender, atraerás de forma natural a gente que piense y sienta como tú. Entre ellos podrías encontrar la dupla creativa que buscas.

b. Buscar activamente y olvidar al destino. El solo hecho de mostrar pasión por tu proyecto no es suficiente. Busca si existe alguna comunidad de emprendedores en tu ciudad. A diferencia de un año atrás, lo más probable es que encuentres un grupo que ya esté moviéndose. Preséntate y empieza a frecuentarlos. Por lo menos dejarás de sentir que eres el único loco queriendo empezar una startup tecnológica.

Si bien es cierto que la tecnología permite armar grupos de trabajo remotos, no se puede comparar el ver y mandar al diablo a tu compañero de aventuras -en vivo y en directo- con una video conferencia sosa por Skype.

Estás buscando a alguien que comparta tu pasión por emprender. Alguien con capacidad de contribuir con las fortalezas con las que tú no cuentas, con ideas y sentido crítico para aterrizar tu proyecto y con la independencia para apostar, como tú, el todo por el todo.

A pesar de las facilidades de hoy para hacer networking, es muy probable que te tome más tiempo del previsto encontrarlo. No te limites por eso. Sigue buscándolo sin dejar de lado el desarrollo de tu idea.

 

5. Levanta recursos pensando en sobrevivir sin ingresos externos por lo menos durante una año. (Piensa como ardilla y almacena tantas nueces como puedas. Se viene un largo invierno)

Es posible trabajar para alguien más y al mismo tiempo desarrollar part time tu proyecto? En principio, sí. Depende sólo de ti qué tan productivo y enfocado puedas mantenerte durante las noches y los fines de semana. La ventaja de este “modelo” es que te permite continuar recibiendo un sueldo (y capitalizarte) mientras desarrollas al mismo tiempo las etapas iniciales de tu proyecto (diseño de interfaz, arquitectura, plan de negocios, búsqueda de cofundador). 

Pero va a llegar un día en el que todo estará listo para iniciar operaciones, y entonces, créeme, no podrás manejar esta doble vida.

El objetivo de mantener tu trabajo (o conseguir uno) es levantar, poco a poco, un capital inicial con el que puedas contar cuando llegue el momento.

Recuerda: una vez que decidas empezar de lleno, debes estar en capacidad de cubrir tus gastos mínimos necesarios a través de un sueldo simbólico sacado de tus ahorros. El objetivo es mantenerte tú y tu cofundador tranquilos (al menos con los gastos básicos para sobrevivir). Con la barriga llena, un techo que abrigue y suficiente café podrán dedicar todos sus esfuerzos y energía a sacar una versión Beta abierta lo más pronto que sea posible.

 

Que faltaron más detalles? Quedarán para un próximo post.


Tienes consejos adicionales para compartirlos? Me gustaría escucharlos, siempre se está en etapa de Desarrollo 😉

Archivado en: Emprendimiento, Startups

Sobre el tipo del apellido largo

Una recopilación de ideas, proyectos... e ideas acerca de proyectos. Lo que me apasiona y lo que está en proceso de descubrirse. Wantrepreneur amante del cine, el emprendimiento web y la mejor banda de todos los tiempos: Pixies! Fundador de Yellowmonkei.com y cofficer a medio tiempo :)

Sígueme en Twitter

Archivos